La crisis inmobiliaria del 2008

Saludos, todos recordamos el plan Prepara y Prepara 2 del gobierno socialista de Zapatero en España, en resumen consistía en poder cobrar el paro dos veces después de que se te acabara el paro, con estas medidas no trabajaba nadie, pero se trataba precisamente de eso porque no había trabajo y España había pedido un rescate bancario. En ese tiempo las empresas constructoras para no ir a la quiebra se convirtieron en empresas de reformas y de esa manera sus cualificados trabajadores no se tuvieron que ir a la calle aunque con el tiempo cobraron menos. La otra opción era ser un autónomo con una furgoneta e ir haciendo servicios de reformas por las casas a los particulares que se lo requirieses, ahora que Buenos Aires es una ciudad abrumada y que el 40 por ciento de los porteños son pobres, nos damos cuenta en demasía de que la crisis ha sido global, es increíble por ejemplo que México con sesenta millones de pobres en una población de 80 millones de personas no sea un Estado fallido aunque las cosas no funcionen bien. Es de alucinar pero el sistema sobrevive incluso en las peores condiciones y llegados a un extremo de un país cómo Venezuela en el que todo el mundo vive en la más absoluta precariedad o en Haití, el país más pobre de América Latina–tan pobre que los españoles nos pensamos que Haití está en  África–todavía puedan seguir funcionando las instituciones y los gobiernos sin un colapso generalizado. Por eso, cuando en España en la crisis del 2008 quebraron un millón de empresas y tres millones de personas se quedaron sin empleo, pudieron las empresas constructoras reconvertirse en empresas de reformas aunque los más vapuleados en estas lides fueron los pequeños autónomos que tenían pequeñas empresas constructoras que en general era un español al cargo de cuatro o cinco emigrantes por lo general polacos o de Europa del Este, a los que pagaba lo que podía y cómo podía. Estas empresas que funcionaron–microempresas de reformas más bien–durante los tiempos de bonanza económica durante el gobierno de José María Aznar cuando España era rica, fueron las primeras en venirse abajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *