Archivo de septiembre de 2010

NATAL ACERO SIMPLE

Lunes, 27 de septiembre de 2010

NATAL ACERO SIMPLE

 

Para el macho más débil  todo son luces:

Los querubines rotos y los tubos de cobre,

La emponzoñada diáspora también.

Hoy flota sobre su rubio corazón:

Sexo congelado, diamante pérdida,

Un sello con el ojo que le falta al pirata.

Cuerdas-láminas que producen aspas y La Biblia abierta al azar

(Por el encuentro con la samaritana)

El curioso se vuelve víctima,

La mayoría duerme sobre los lápices despuntados,

Y las jóvenes muñecas de seda con su perfume azul

Y beber cerveza negra en bares de yupies,

La puerta pintada de cristal,

Un puente puesto en marcha

Y platos sin fregar

Y los recuerdos de él pensando en ella

Pero tú no eres nada en sus almas.

Hace frío a las siete de la mañana

Pero el suelo del salón es cálido,

Al despertar reconoces tu mente con cansancio,

Los sueños han sido sólo sueños o no.

Tu cuerpo es una figura abstracta

Porque a fuera no sabes cómo es el mundo.

Visita de los años y la mediocridad

A la tostada del mediodía

Y criminales en bicicleta.

Por lo demás gente pidiendo cigarrillos,

Más gente pidiendo cigarrillos,

Una vez viste un árbol en una isla que no habías visto nunca

Pero puede que fuera un síntoma,

Gente vulgar con camisas caras

Y los nudillos hinchadísimos,

Maricarmen y sus muñecos,

Sus muñecos y Maricarmen.

Monolito en la frente que te pasa

Y ¿Qué te pasa, Manolito?

Urge media verdad como diapositiva

Para la toma del lugar del día,

Circo mixto,

Conforme ya con todo esto,

Miembro del canal que cosifica

Hijo de rata única, sinergia para la siderurgia,

Mentos con pan,

El emperador mártir y sus martinis…

¿Sabes quién es mi madre?

Yo soy mi madre.

¿Sabes quién es mi psiquiatra?

Yo soy mi psiquiatra

¿Y sabes quién es El Camino, La Verdad y La Vida?

HOTEL ISTANBUL (1)

Lunes, 27 de septiembre de 2010

Las luces del hotel descendían como hacia la nada, por lo demás no había nada escrito en las mentes de nadie, ni máquinas, ni sobras. Ester pensaba estoy bien pero lo pensaba desde la lejanía, una mano cogía la suya. Ester se dejaba querer por su novio de verano diez años más joven que ella pero Ester no representaba cuarenta años así que había cierta justicia en esa pareja. Luis sentía que su mente era abundante, desconocida, una tormenta de plomo por los martinis y los cigarrillos de marca, Luis abrazaba a Beatriz y sentía su sudor bajo la ropa y ese sudor le excitaba, aplicaba su instinto ese olor en la armonía del momento. El hotel estaba abierto, servía a sus propósitos en la madrugada. Ester y Luis pensaban de ellos mismos que eran artistas, su manera de creer en la vida era reírse de la misma. José, el novio de verano de Ester, trabajaba de camarero y le gustaba la soledad, sabía que sus nuevos amigos en el fondo le despreciaban porque se creían más cultos y formados que él y porque pensaban que le sacaban una ventaja de diez años de experiencia, pero José amaba su libertad y de cierta forma se sentía mucho más libre que todos ellos. Luis pensaba de sí mismo que era profundo, llevaba veinte años sin ganar ni un solo concurso de poesía y eso le aislaba, le aislaba en su genialidad. Luis tenía aspecto de animal asustado, el miedo le había tocado hace mucho tiempo y se había quedado con él; Luis procuraba y disfrutaba de su compañía y vivía su vida siendo un cobarde que no asumía riesgos, las mujeres lo amaban. Luis envidiaba a José, si hay algo en esta vida que produce envidia a un hombre es encontrarse con un rival que es tan encantador que hasta a él mismo le parece encantador. Ester pensaba que llega un momento en esta vida en el que el círculo se cierra y entonces quedamos atrapados dentro de ese círculo, no hay más salidas, no hay más expectativas y algunas personas se relajan con esta idea y otras se ponen muy nerviosas. Beatriz tenía un temperamento fogoso que provenía de su profunda insatisfacción sexual y su profunda insatisfacción sexual provenía de unas morbosas tendencias entre sádicas y homosexuales, esto la hacía atractiva para el sexo opuesto. No hay nada tan sencillo como pensar que la vida es complicada y entonces todo parece mucho más sencillo, las mujeres quieren ser amadas y los hombres quieren estar solos pero necesitan sexo y con el tiempo se establecen acuerdos y luego tanto hombres como mujeres buscan la manera de complicarse la vida, la necesidad de tener a alguien a tu lado se puede extinguir en el fuego del egoísmo, todo se traduce en no proyectar una imagen de debilidad.

–¿Alguien va a hacer algo?—dijo Ester buscando el bar.

La gente no entendió la pregunta y la siguieron por el pasillo en dirección a la sala de fiestas, con suerte todo el mundo pensaría que venían de una boda y les dejarían pasar.

Las dos parejas entraron en un sala en penumbra, había un camarero cincuentón con pajarita y el pelo engominado que les trató con mucho respeto, les invitó a que se sentaran y les dijo que les llevaría las comandas a la mesa, cuando llegó todos pidieron martinis menos José que se pidió una caña con gas y las mujeres se pusieron a hablar entre ellas de lo que hablan las mujeres cuando están en un lugar lujoso y piensan que todo el mundo las está escuchando: de ropa cara y de otras mujeres a las que tienen envidia y se dedican a criticar:

–He visto a María Luisa—decía Ester–, la que estuvo conmigo en el colegio, sigue siendo una hija de puta, ganará dos mil quinientos euros al mes pero sigue teniendo la misma cara de monja que aburre a los muertos…

–El lunes fui a Zara—respondía Beatriz–, y me compré estos zapatos que llevo puestos, no me hacen nada de daño porque se nota que el cuero es bueno.

Luis había escrito un poema que se titulaba “Natal acero simple” y sólo con el título te dabas cuenta de que Luis buscaba permanentemente la genialidad y a veces la encontraba pero Luis lo hubiera cambiado todo por ser como José, por ser un camarero encantador que vive su vida con una absoluta libertad al margen de la viscosidad de la mente y sus trampas ególatras, sin procurarse la compañía de gente selecta.

ENERGÍA DE PAREJA EN ABUSCARPAREJA.ES

Domingo, 26 de septiembre de 2010

ENERGÍA DE PAREJA

 

La decisión más importante que podemos tomar en esta vida es elegir la pareja adecuada. Ninguna decisión va a ser más relevante en nuestra existencia. Una buena pareja es un descanso para tu cuerpo y para tu alma, una mala pareja te puede arruinar la vida. Todos nosotros llevamos en nuestra aura una determinada energía de pareja que hace que atraigamos a un tipo de persona u otro. Es muy importante ser bueno para atraer a alguien bueno a nuestro entorno, si tenemos algún tipo de vicio o adicción atraeremos a personas con el mismo vicio o adicción. Para atraer a la pareja adecuada tenemos que ser la mejor persona que podamos ser. La energía crece en la positividad, teniendo un sentimiento abierto y positivo nuestra buena energía crece atrayendo la buena energía de quién deseemos. Mucha gente lamenta haber atraído a su vida una pareja arrogante o pusilánime, y no saben que en parte la culpa es de esas personas porque su energía contaminada atraía aquello que más temían, era su miedo, su falta de confianza lo que les arrastraban a la desgracia. Porque el universo no codifica el no y cuando decimos o pensamos no quiero una pareja que me maltrate el universo sólo entiende que me maltrate, por eso debemos de ser siempre positivos, pensar en positivo, pensar sólo en lo que queremos y no pensar en lo que no queremos.

Una pareja estará siempre en nuestro destino y llegará por destino, entonces…¿Por qué no probar a ver si nuestra pareja puede encontrarse en una página de contactos como por ejemplo en abuscarpareja.es? Si está allí la pareja que nostenía preparada nuestro destino nuestra búsqueda habrá terminado para siempre.