Archivo de enero de 2009

BOLAS Y ATAUDES

Jueves, 29 de enero de 2009

 

 

 

 

 

 

BOLAS Y ATAUDES

 

 

Hoy he vuelto a presentir todos aquellos objetos que ruedan
y avanzan sobre el suelo su pesado ornamento,
los muertos caminaban como buques fantasmas
arañando la niebla,las válvulas,las sumas
de todo lo que se debía,
muerte fresca vendida en grutas,
pasos que avanzan imprecisos por la desnuda cañería,
 

–un ser amargo levanta las hileras
mientras evoca una canción desde ultratumba–.
 

Los cuervos no eran más que dos juguetes con los muelles torcidos
por una superficie de grasa helada que marea
y por sus tripas abiertas se roían enteras las cigarras metálicas
y el marino embestía con su reflejo en lo profundo del laberinto
y algunos brujos iban narrando nuestros destinos
y sobre la tablilla de cera mientras afuera se hacía la luz
en el interior de las piedras
todo lo que rodaba se había conseguido.
Los niños harapientos buscaban las cenizas
de aquellos que vivían en la grieta de un árbol.
Se alimentaban de sus raíces y lucían
sus brillantes diademas sobre la gasa.
En la herrumbre magnífica de las estatuas y de los edificios,
trozos de cuero negro sobre la arena del desierto,
la ciudad levantada sobre fragmentos de cristal
con el beso de la arena caliente.
 

La ciudad escondía en sí misma el escenario
 

y una epidemia de cicatrices saturadas,
labios que piensan,
manos que despeinan
malcomunican acento y cerca sobre la máscara
patinan anchas sobre estas cartas congeladas
sobre estas cartas congeladas sostenidas por viejas
que se hacen con la izquierda la señal de la cruz
 

¡Oh,cuánto viejo sapo con ojos de cristal
y cuántos niños santos merodeadores
presagiando la guerra civil!
¡Oh,los brujos satánicos
cuyas frentes se estrechan
y los bellos pianos como azules gaviotas
sodomizados por las calaveras!
¡Oh por las manos que revisan en sus cosechadoras
la sangre ajena!
Un viento frío y seco lamía las esteras
y las manos sedosas recogen las cabezas
y las arrojan a los cubos.
Rotas las rosas,
quemados,incendiados,los palacios
sonaban como campanadas.
 

Pantallas de hormigón,
mural de catedral desvencijada,
madera blanda sucia y carcomida,
fantasmas de salitre cercados por el humo,
doradas amazonas.

VISIÓN DE LAS GENTES

Martes, 27 de enero de 2009

VISIÓN DE LAS GENTES

 

Todas las llaves en el terreno de la frustración, todos los pesares y todas las cobardías, todo aquello que puede hacerte enfermar y todo lo que cura. El sonido invisible y elástico del restallar de la vida cuando enfilé la callé y las personas me parecían mucho más pequeñas, sencillas, viejas y descoloridas como figuras cansadas

 

y vi el hombre cuya sonrisa podía exterminar

y vi el principio de las personas, allí donde son débiles

y vi las estaciones que fugazmente se sucedían,

los reinos infectados flotando en sus burbujas,

la arquitectura inmensa de una flor.

Vi todo esto con los ojos huraños y ensoberbecidos

y el universo me devolvió a su antigua ironía

hasta que pude aplacarme con su vastedad,

vi los cansados reluciendo con sus coronas de sudor,

vi los muertos felices que olvidaban sus nombres,

y vi la majestad de lo nunca tocado

hasta que pude penetrar en lo invisible,

soñar con los olores desconocidos

y ver la lejanía en la profundidad

así yo supe que me había cansado de lo que soy.

En ese instante vinieron hacia mí las fuentes conocidas:

el ardor de la gracia, el espejismo de la piedad y la delicadeza de la mística,

me enaltecieron en las heridas del orgullo,

hicieron de mi vida una ficción digna de ser cantada

pero ya todo me sabía a ceniza.

Vi a los trenes cargarse con los cuerpos hacia lugares donde sólo se duerme,

y vi las luces en las ventanas de los lugares en donde se quería vivir,

tuve un momento para la pena de reconocer el pasado

y alumbré con el desasosiego la esperanza,

la inutilidad de la voces,

la línea blanda del creer

hasta que tuve la vocación del infinito.

Por ello vi a las gentes como aquello que eran,

lo que tan sólo podían ser,

esparcimiento de la mediocridad, la reclusión y la maledicencia,

señales del dolor

que hacen que de repente la inspiración aparezca…

¡El objetivo se clarifica en los iones de la tierra,

la marcha del reloj del laberinto de la antiguas pesadillas

busca los días de la luz pesada,

los seres a cubierto de su piel,

esta promesa que me enmarca en los días de la fuerza,

la nada me hace un sitio en la calle,

la mancha de la humanidad se extiende por mis alrededores

hasta ahora he sido un subproducto de mí

pero puedo alimentar los reflejos de las ascuas de estrellas

puedo hacer crecer magníficos destellos en la asombrosa realidad,

yo  tomo el polvo con mi mano, las infinitas constelaciones,

la riada sin número ni nombres de las metamorfosis,

yo soy su cavidad y las albergo en el presente de mi pecho plano

para que me alimenten y me produzcan en la repleta magnanimidad!

¡Oh, vacío sin dueño,

qué destacado y seco ya es tu viejo dominio

porque yo vengo del diario de la oscuridad,

yo contengo en mis entrañas el libro y sus efectos

y mi epidermis es una plaga que permanece sobre la boca abierta

y de mí se alimentan los pensantes, los conturbados y los sucios

y en mi cerebro forman con sus ansias la extraña comunión,

el desfile de monjas penetradas y niños sin cabeza,

el horror de las humillaciones y la resurrección de la guerra,

yo soy el dueño de la escarcha y la furibundez del mendigo,

soy las callosas manos del vengativo y la crecida línea de la muerte,

soy la claudicación, el estertor y la guadaña abierta,

las razas duermen infinitas en la memoria de lo que queda de mí y mi cerebro comunica con los ejércitos de los harapientos

y en mi interior convoco a los inícuos y a los adecuados,

ejército de lepra y fauna de cuchillas y de santos danzantes,

soy la locura de las vírgenes y el escarmiento de las palomas y las serpientes,

en mi ha nacido la ebriedad y la desdicha y su reverso de iluminación y 

                                                                                                 fortuna,)            

camino sobre los cráneos rotos y sobre las enlazadas almas,

subo por la escalera de Jacob hasta las torres mancilladas del paraíso

donde los ángeles nos aprueban o mortifican.

Es el día de la máscara rota y de la gota de sangre que tiñe el agua limpia.

Es el día de la derrota amarga y la victoria de la injusticia.

Es el momento de la confusión y las cadenas enmohecidas.

Es el instante fugaz de la gloria que se dibuja en las laderas del espejismo.

Mi corazón se llena absorto de los colores de la destrucción

sobre la tela quemada de un lienzo de locura.

Ya no padezco los arrebatos místicos de la piedad,

sólo proyecto la sombra de los guerreros y los farsantes,

yo que en mi mano puedo apretar un mundo

no alcanzo a mesurar el cloroformo de las cosas comunes

y se delata la tragedia del ocaso del todo,

las fuentes prometidas de las que mana tierra seca.

 

 

 

 

 

EL FUTURO ANCHAS LÍNEAS

Viernes, 16 de enero de 2009

EL FUTURO ANCHAS LÍNEAS

 

Y ahora que has decidido vivir como un bohemio en la Alemania nazi,

sueños en el desierto

y turbación en la cabeza de Saturno.

Tu compañera sentimental,

pasiva, sumisa y víctima,

manchas con forma de caballo.

Una habitación en el centro de mi imaginación.

Fraude y cenizas

la perfección de la voluntad.

El futuro anchas líneas.

Tus ojos son objetos de agua,

el mundo cuerpos feos que se aman.

La irrealidad se cruza con la lógica

y pare un monstruo.

Notas sostenidas en la garganta.

Los dueños del truco.

Sábado, 10 de enero de 2009

LOS DUEÑOS DEL TRUCO

Inventaron la magia y las religiones, la teosofía y la abstinencia. Son los popes y los profetas y son los crísticos; pretenden dominar con todos sus postulados, son pavos grandes como barcos corsarios, genios en miniatura, olores agradables que se esfuman dejando un tenue rastro. Son los brillantes comerciantes, los abogados persuasivos, los profesores convincentes, los que caen bien. Son los que gritan GOOOL en los estadios una décima antes de que el balón entre en la red, los que te eligen el menu, los que te eligen el vino, los que te eligen a la novia. Son los que aciertan, los que destacan y los que brillan pero no sabes por qué ellos brillan y tú no, porque destacan ellos y tú no ni por qué ellos aciertan.
Son los que subrayan los párrafos geniales de las novelas en bibliotecas puúblicas. Los que tienden tan bien que no hace falta planchar su ropa, son los perfectos que por serlo ya no lo son, los de la agenda llena de números, la libreta llena de frases y el curriculum lleno de títulos.
Los que sufren la envidia.