Archivo de noviembre de 2008

El salvaje

Viernes, 7 de noviembre de 2008

Sentado sobre mi centauro recorría las selvas de Brasil al galope, mi amigo Manu y su princesa chilena estaban en otro ser alado que volaba por los suelos, allí fumigaban la pasota. Diantres pensé es la misma miga, y era el pan volador. Yo también tenía la cabeza afeitada y daba fuertes golpes con bates de beisbol, yo también era un salvaje. Corría con mi nutrido grupo de salvajes por las selvas de Brasil sembrando el caos, llevando la destrucción. Yo era libre para odiar. Tenía una gran energía y violencia en mí, mi cara pintada de azul. Recuerdo como corría por la selva chillando y medio desnudo, qué sensación de libertad. También me gustaba viajar a lomos de mi centauro. Sabía que era joven, sano y fuerte. Comprendí que debía seguir siendo un salvaje, no dejarme oprimir. Vivir libre como un pájaro libre. ¿Cuando empecé a ser racional? Cuando me castigó la vida pero yo ahora podía castigarla a ella. Comprendí que somos los artífices de nuestra propia vida vivida por uno mismo. Corres desnudo por la selva, eres un salvaje. Eso es lo que nos hemos perdido al vivir en la civilización.