Archivo de septiembre de 2008

VIDA SEPULTADA

Lunes, 29 de septiembre de 2008

VIDA SEPULTADA
 

Vida sepultada

que hundes tu raíz en el descalabro del mundo,

añora las heridas de la gracia pasada,

marchamo del dolor,

ironía pintada,

plataforma macabra.

 

Vida sepultada

muerde con los dientes del odio

la fruta del futuro que nunca ha de llegar

y rebaja tus formas licuosas,

el lino infinito de tus días,

la mugre sempiterna de tu razón.

 

Vida sepultada

arde en la savia de tu extrañeza

con tu llave callosa abremundos.

 

Vida sepultada

congrégame en la rabia

en el ojo del siglo-niño

para siempre jamás.

DISFRUTAR SIN AGOBIOS

Martes, 16 de septiembre de 2008

Cuanto más interés ponemos en una cosa peor sale, cuando ponemos los cinco sentidos en la consecución de nuestros objetivos lo que esperamos conseguir no llega. El cinturón que llevamos y nos está cómodo hace que no nos preocupemos de si llevamos cinturón, cuando los zapatos no nos aprietan no parece que tengamos que preocuparnos por los zapatos. Cuando nos esforzamos en disfrutar de la vida con toda su intensidad nos estresamos y no podemos disfrutar de ella. Sin embargo cuando dejamos que todo fluya normalmente, sin esfuerzo, las cosas salen bien. Aprendamos a disfrutar de la vida sin agobios, no la programemos. No digamos hoy como es viernes por la tarde escucharé musica romantica de siete a ocho. Cuando planeamos las cosas las cosas no salen bien. Dejemos que se ilumine en nuestro cerebro un punto de luz, escuchemos ese maravilloso clic que llega en el momento apropiado porque permite que fluya en nuestra mente el maestro interior. Se como las olas que suben y bajan, suben y bajan y déjate llevar por esas olas, aprovecha los subidotes y aprovecha los bajones. Actúa en las subidas y medita en las bajadas pero no quieras cambiar el biorritmo de este reloj biológico, permítete sentirte como te tengas que sentir. Y cuando te apetezca escuchar a un cantante romantico como Juan Losada hazlo sin prisas y sin agobios, estate el tiempo que te tengas que estar, pero no programes nada, no vale la pena. Fluye con tu biorritmo, escucha al maestro interior. No digas voy a darme un premio, no hay premios ni castigos. Sólo existe lo que la fuerza de la naturaleza llama Tao, la esencia vital que lo recorre todo, tú eres la hoja: deja que el viento te lleve. Sé como el junco que se dobla pero siempre sigue en pie. Que te apetece escuchar musica romantica , hazlo. Que te apetece irte de fiesta y es martes y no hay nadie por la calle, hazlo, sé tú tu fiesta. Que son ferias y no te apetece salir, no salgas. Que es carnaval y no quieres disfrazarte, sé tú mismo. Que el cuerpo te pide salir a la calle vestido de dulzainero Ángel Velasco, adelante. Participa del movimiento maravilloso de la vida, pero no fuerces nada. Fluye.

LA MUJER ENEMIGA

Lunes, 15 de septiembre de 2008

LA MUJER ENEMIGA 

 

Su voz sonaba dulcísima, debería tener unos veinte años. Era de mediana estatura, de pelo castaño y ojos azules. Llevaba el pelo recogido en una coleta. Yo tenía que ir a un instituto a preguntar por ella porque estaba estudiando pero tenía que guardarme de ella ya que me perseguía y pretendía hacerme daño. Ignoro por qué quería hacerme daño esa chica, quizás luego se arrepintió de perseguirme. Mi amigo Ignacio también era amigo de ella, ella le conocía a él y por un mal entendido con Ignacio ella me buscaba para hacerme daño a mí. Pero cuando la vi me enamoré inmediatamente de ella. Yo no tenía dinero, había vuelto a vivir con mis padres. Mi hermano pequeño quería cuidar de mí y por eso se fue a ver si podía hablar con esa chica, pero antes de que él la encontrara a ella la encontré yo. La llevaba en brazos por la calle, estaba enamorado. Me miraba en sus ojos azules, escuchaba su dulcísima voz. Luego ella me quitaba los vaqueros desabrochándome el cinturón, me sentía muy excitado. Pero seguía sintiendo que ella era mi enemiga, que podía jugármela en cualquier momento. Pero me había enamorado de ella. Estaba perdido. Estaba feliz de haberme enamorado de ella. 

COMENZAR

Sábado, 13 de septiembre de 2008

COMENZAR
Pasa la vida por la historia, nos suceden cosas y seguimos siendo los mismos pero algo en nosotros cambia. Es impermanente el cambio porque siempre estamos sujetos al mismo. Y lo que deseamos que suceda a veces llega tarde y a veces no llega nunca. No nos bañamos dos veces en el mismo río como dice Heráclito. Todo fluye y nada permanece…¿Qué rescatarías de tu casa si tuvieras que hacer una mudanza para nunca más volver? Sin duda tus discos de música romántica, éstos te acompañaran siempre. Porque ya a los dieciséis años te gustaba la musica romantica , y a los veinte y a los treinta. Dicen que los veinte años son para disfrutar de la vida, los treinta años para aprender lecciones y los cuarenta años para tener lo que se merece. Y tú disfrutaste mucho de la vida a los veinte años escuchando a algún que otro cantante romantico que te encendió el corazón, aprendiste lo que era el amor a los treinta y a los cuarenta aprenderás que lo que tienes es lo que te ha acompañado siempre: un modo romántico de entender la existencia, werteriano, inmaculado. Así que cuando hagas marcha atrás y decidas rescatar de tu vida sólo lo mejor, llévate en la maleta la música de Juan Losada. Ella te acompañara siempre y te dará valor. Quizás sea un nuevo comienzo más deteriorado porque tú ya no tienes las mismas fuerzas pero si conectas el corazón a lo positivo y pones tu mente en paz seguro que podrás alcanzar el nivel energético necesario para enfrentarte a todos los problemas. Fuerza y valor. ¡Arriba los corazones!

COMENZAR

Sábado, 13 de septiembre de 2008

COMENZAR

Suerte a todos vosotros, paz a vuestros corazones, fortaleza a vuestras almas. Nunca desfallezcáis.

MUCHO ÁNIMO.

ARRIBA LOS CORAZONES.

PULSO Y FUERZA:

Pasa la vida por la historia, nos suceden cosas y seguimos siendo los mismos pero algo en nosotros cambia. Es impermanente el cambio porque siempre estamos sujetos al mismo. Y lo que deseamos que suceda a veces llega tarde y a veces no llega nunca. No nos bañamos dos veces en el mismo río como dice Heráclito. Todo fluye y nada permanece…¿Qué rescatarías de tu casa si tuvieras que hacer una mudanza para nunca más volver? Sin duda tus discos de música romántica, éstos te acompañaran siempre. Porque ya a los dieciséis años te gustaba la musica romantica , y a los veinte y a los treinta. Dicen que los veinte años son para disfrutar de la vida, los treinta años para aprender lecciones y los cuarenta años para tener lo que se merece. Y tú disfrutaste mucho de la vida a los veinte años escuchando a algún que otro cantante romantico que te encendió el corazón, aprendiste lo que era el amor a los treinta y a los cuarenta aprenderás que lo que tienes es lo que te ha acompañado siempre: un modo romántico de entender la existencia, werteriano, inmaculado. Así que cuando hagas marcha atrás y decidas rescatar de tu vida sólo lo mejor, llévate en la maleta la música de Juan Losada. Ella te acompañara siempre y te dará valor. Quizás sea un nuevo comienzo más deteriorado porque tú ya no tienes las mismas fuerzas pero si conectas el corazón a lo positivo y pones tu mente en paz seguro que podrás alcanzar el nivel energético necesario para enfrentarte a todos los problemas. Fuerza y valor. ¡Arriba los corazones!

Los poemas de septiembre

Jueves, 11 de septiembre de 2008

HOY LE HE DADO UN CIGARRILLO A UN RAPERO
 

 

 

–¿Fuma? ¿Tiene un cigarrillo?

Estoy en un concierto,

el chaval que pregunta está comido por un virus,

uno noventa desde su cuerpo en consunción,

un diente amarillo grande como un caballo,

en su cerebro bailan monos atados con cuerdas.

–Le saluda Daniel, un rapero de La Cistérniga.

Me da la mano con un extraño gesto.

“Bienvenido al país de la misma historia”

dice la música.

LA MENTE SE ADAPTA A LA LOCURA COMO LOS OJOS A LA OSCURIDAD
 

 

La mano enciende el paraíso mortal,
beso liviano como el peso de una sábana,
camino sin testigos,
toco el techo del mundo,
madreselva de piernas con el perfume de veinteañeras,
la gacela mística se rompe,
Dios es un grandioso espejismo amarillo,
pechos satinados bruñidos como cascos de motoristas,
la religión de la cruz de las farmacias,
pisos de hombres que surgen del charco de la vida,
la biblioteca es un cementerio de babosas,
granizado de caras y vaginas con olor a pólvora,
las pulgas del perro flaco no pagan hipoteca,
busco unos zapatos nuevos para mi alma,
los ojos son pistones en aceromundo,
a nuestros hijos les salvará la calle de las baldosas frías,
ligas azules a juego con la máscara.

TU ROSTRO HOY
 

El mundo embadurnado de grasa o nieve
te trae tu rostro de hace quince años,
mientras el viento hace malabarismos con tus muecas
transmites que después de todo sigues vivo.
 

Te pones un café y unos zapatos,
piensas en las venas azuladas de tu falo,
sales a la calle ventoseando
y en el escaparate del Banco Atlántico
ves una cara de loco de puta madre.

POEMA DE TRES QUILATES
 

 

 

 

1
 

El hombre enaltecido por la razón
y el aniquilado por la locura
son el mismo hombre.
 

2
 

La dama fría con ojos de soñadora acababa tus frases
pero tú estabas enamorado de la muerte.

 

3
 

Te han encerrado en la perrera del tiempo
por disparar a la fruta podrida.
Dijeron que era un intento de suicidio.

 

 

CONECTEMOS

Miércoles, 10 de septiembre de 2008

CONECTEMOS EL CORAZÓN

El corazón, esa parte tan importante de nuestro cuerpo es nuestra alma también. Por eso los tibetanos piensan que cuando dormimos el alma se aloja en el corazón.

Recientemente la ciencia ha descubierto que cuando vivimos en armonía con Dios y el universo sintiendo que vivimos en un cosmos perfecto y que somos parte de él, el corazón de cada uno de nosotros late en armonía y sincronía con el amor que impregna la creación. Así que cuando nos aceptamos tal y cómo somos y abrimos el corazón podemos empezar a vivir una vida plena repleta de dicha y amor.

Se trata de que al percibirnos como alguien digno de amor nos hacemos dignos de él. Pensamos que somos dignos de amor y el amor viene, es así de sencillo.
También se ha descubierto que en el corazón se haya una frecuencia electromagnética que conecta el corazón con otras frecuencias electromagnéticas de las personas que estén en nuestra sintonía.

Los enamorados sienten esta frecuencia electromagnética y también la sienten las madres con sus bebés.Conectemos todos nuestros corazones por medio de la musica romantica , escuchemos todos a Juan Losada y llenémonos de buenas vibraciones dejando que nuestro corazón se conecte al de las personas que estén en nuestra onda. Lleguemos todos juntos a una verdadera unión. Que la magia de la música nos inunde y nos lleve a un nivel de conciencia superior, a un mundo más amoroso, a un mundo en paz mental, a un mundo en el que todos estemos conectados por el corazón. Hagamos el experimento de escuchar a Juan Losada y escribamos nuestras impresiones al respecto. Tal vez descubramos que no nos hemos sentido solos escuchando la música porque sentíamos la presencia de un millón de corazones latiendo en armonía con el nuestro

Una mente en la segura serenidad

Lunes, 8 de septiembre de 2008

UNA MENTE EN LA SEGURA SERENIDAD

Hay que vivir en el presente sin tenerle miedo al futuro.

Hay que vivir sintiendo que el optimismo es lo único que nos mueve.

El silencio es un bien escaso…¿Por qué no meditamos más?

Las viejas  generaciones no han tenido tiempo para recauchutar su moralina antigua a los nuevos tiempos y viven ancladas en el pasado, pero para las generaciones jóvenes conceptos como serenidad total y paz mental—al fin y al cabo herederos de la new-age—no le son tan extraños.

Por desgracia el efecto antiaperturista que tuvo sobre las mentes el franquismo en este país hace que tengamos una fobia por todo lo nuevo o incluso una desconfianza. Una fobia que realmente no se explica porque todo lo que nos llega como nuevo en muchas ocasiones ya no es tan nuevo e incluso puede llegar a ser un residuo de un sistema fracasado en otras latitudes pero que aquí viene a ensayarse. La paz mental lleva siendo practicada desde hace seis mil años en la India y China y esa actitud de la mente ha venido acompañada por una cultura musical reducida a la mínima expresión para no saturar el canal de las emociones: ritmo casi inexistente, atonalidad, pocas notas, melodías sencillas…

Sin embargo desde el nacimiento de la música contracultural y agresiva en occidente lo que se está haciendo es todo lo contrario y al final la juventud escucha ruido y no música y su cerebro se daña y su mente no descansa. Por fortuna aún nos queda la musica romantica  y un cantante romantico como Juan Losada que nos puede salvar de este pandemónium en el que solitos nos hemos metido por no dirigir nuestra percepción hacia sonidos más sutiles y por un mal gusto hacia la violencia de quién ve en ella una suerte de bárbara belleza. Para tener una mente en paz no debemos dejar entrar en ella ningún agente maligno: fuera malos pensamientos, malas ideas, conceptos arcaicos o negativos. Antes al revés, dejemos que lleguen a ella bellas palabras, excelsos pensamientos y música de calidad como la de Juan Losada. Porque cuando en nuestra mente haya paz en el mundo habrá paz.  

UNA MENTE EN LA SEGURA SERENIDAD

Lunes, 8 de septiembre de 2008

UNA MENTE EN LA SEGURA SERENIDAD

 

 

 

Hay que vivir en el presente sin tenerle miedo al futuro.

Hay que vivir sintiendo que el optimismo es lo único que nos mueve.

El silencio es un bien escaso…¿Por qué no meditamos más?

Las viejas  generaciones no han tenido tiempo para recauchutar su moralina antigua a los nuevos tiempos y viven ancladas en el pasado, pero para las generaciones jóvenes conceptos como serenidad total y paz mental—al fin y al cabo herederos de la new-age—no le son tan extraños.

Por desgracia el efecto antiaperturista que tuvo sobre las mentes el franquismo en este país hace que tengamos una fobia por todo lo nuevo o incluso una desconfianza. Una fobia que realmente no se explica porque todo lo que nos llega como nuevo en muchas ocasiones ya no es tan nuevo e incluso puede llegar a ser un residuo de un sistema fracasado en otras latitudes pero que aquí viene a ensayarse. La paz mental lleva siendo practicada desde hace seis mil años en la India y China y esa actitud de la mente ha venido acompañada por una cultura musical reducida a la mínima expresión para no saturar el canal de las emociones: ritmo casi inexistente, atonalidad, pocas notas, melodías sencillas…

Sin embargo desde el nacimiento de la música contracultural y agresiva en occidente lo que se está haciendo es todo lo contrario y al final la juventud escucha ruido y no música y su cerebro se daña y su mente no descansa. Por fortuna aún nos queda la musica romantica  y un cantante romantico como Juan Losada que nos puede salvar de este pandemónium en el que solitos nos hemos metido por no dirigir nuestra percepción hacia sonidos más sutiles y por un mal gusto hacia la violencia de quién ve en ella una suerte de bárbara belleza. Para tener una mente en paz no debemos dejar entrar en ella ningún agente maligno: fuera malos pensamientos, malas ideas, conceptos arcaicos o negativos. Antes al revés, dejemos que lleguen a ella bellas palabras, excelsos pensamientos y música de calidad como la de Juan Losada. Porque cuando en nuestra mente haya paz en el mundo habrá paz.  

 

LA MUJER DEL BILLAR AUTOMÁTICO

Domingo, 7 de septiembre de 2008

LA MUJER DEL BILLAR AUTOMÁTICO 

 

Recelaba de mí mismo, era una antigua pesadilla. Me desprendí de mi caparazón de plástico que tanto me pesaba, ese que sentía que no me dejaba pensar. Controlaba las calles, sus pasadizos y misterios. Cada cuarto de hora fumaba un cigarrillo, la nicotina estaba en mi mente y hacía que pensara más rápido. Me deslicé como un insecto por una galería hasta el bar más cercano, en la máquina de billar automático había una pasión rubia y yo siempre había preferido a las morenas. Ya me disponía a ignorarla cuando me preguntó si quería echar una partida al billar automático. Echamos una moneda y la máquina se puso a jugar sin nosotros mientras nosotros pensábamos las jugadas. Ella era una belleza ruda e indescriptible, me dijo que se llamaba Gracia. A las dos horas estábamos bailando agarrados, yo la agarraba a ella de la cintura y la frotaba contra mi cuerpo. La máquina ya pensaba las jugadas por nosotros y jugaba sola. Deslicé mi mano hacia su rodilla y la sentí tibia y dura, era toda una experiencia. Me gustaba rozarme contra su cuerpo. Había una extraña perfección en todo lo que hacía. Miré en sus ojos el reflejo de un colibrí y ella abrió una mano donde tenía una mariposa. Dije algo sobre una herida de mi cuerpo que ya no me dolía y que era mentira, no resultó. Salimos a la calle y estaba lloviendo en la India pero como no estábamos en la India no nos mojamos. Era un encuentro perfecto y yo sentía que el Dios del cosmos me daría todo lo disponible para sobrevivir y que nunca tendría que preocuparme por nada. Vivía con una total despreocupación porque era algo que había aprendido de mis antepasados que nunca vivieron angustiados. Ella me besó la mejilla y parecía simplemente dispuesta a que la diera otro beso más. Levanté mi mano y la posé en su cabeza, sentí el calor de su pelo al instante. Había conocido lo que era el amor muchas veces pero por esa mujer yo sentía cosas nuevas.